ugg botas outlet Discurso pronunciado en Tribuna Antimperialista por el 40 aniversario de la creación de los CDR

botas tipo ugg baratas en españa Discurso pronunciado en Tribuna Antimperialista por el 40 aniversario de la creación de los CDR

Discurso pronunciado en Tribuna Antimperialista por el 40 aniversario de la creaci de los CDR, en el Palacio de las Convenciones, el 28 de septiembre del 2000.

Queridas y queridos compa veces he dicho que voy a ser breve y casi nunca lo cumplo (Risas y aplausos), y, aunque en una ocasi como esta se pueden recordar muchas cosas, digo que voy a ser breve y voy a tratar de cumplirlo (Aplausos).

A una parte de nosotros nos debe haber ocurrido lo mismo al recordar el d en que nacieron los Comit de Defensa de la Revoluci casi casi a esta misma hora, un poco m temprano, hace 40 a y cu cosas pasan en 40 a pero qu diferentes tiempos eran aquellos.

En un acto masivo frente al viejo Palacio, surge la idea de los Comit de Defensa como una inspiraci repentina ante el estruendo de cuatro bombas: una por ac otra por all parec aquello un bombardeo, y me pregunto: Qui ponen esas bombas y por qu pueden ponerlas? Era la en que exist 300 organizaciones contrarrevolucionarias, creadas por quienes ustedes saben. Digo: C es posible, si todo el pueblo apoya a la Revoluci que puedan moverse con tal libertad y colocar hasta cuatro bombas en cuesti de minutos.

No fue lo grave o serio que hicieron. En aquel mismo lugar donde se crearon los comit hab organizado otras cosas, entre ellas, un apartamento lleno de bazucas, ametralladoras y todo para tratar de liquidar all a la mitad de los dirigentes revolucionarios, y estuvieron cerquita, pero no alcanzaron la meta.

En aquella triunfaba la Revoluci no exist organizaci nuestro peque ej pr se disuelve en una multitud de nuevos combatientes que ocuparon las armas, ocuparon los cuarteles y en cuesti de varias semanas creci hasta 40 000 hombres, digamos que creci diez veces nuestro ej las multitudes por la calle, era ca aquello. Pero lo peor es que todo estaba por hacer.

Nuestros problemas entonces eran el 30% de los analfabetos, la falta de escuelas, la falta de asistencia m la falta de seguridad social, la falta de empleo, la recuperaci necesaria de todos los bienes de los que hab estado robando durante siete a vez dije que aquello se detuvo en el 10 de marzo de 1952, fecha del golpe de Estado, porque si seguimos hacia atr habr tenido que confiscar la mitad de la rep y, realmente, en esos momentos iniciales de la Revoluci no quer llevar las medidas de la recuperaci a como se habr podido llevar a cabo desde que se cre aquella caricatura de rep en 1902, porque creo que hasta muchos bisnietos habr tenido que ser confiscados.

Hubo lo que dimos en llamar en aquella una especie de amnist desde el 10 de marzo hacia atr Desde luego, no nos perjudic gran cosa, porque muchos de aquellos ladrones no tardaron gran tiempo en viajar a Miami y entonces nos fueron dejando en herencia todo aquello que se hab robado; otros, cuyas riquezas ten otros or tambi se marcharon pensando que regresar dentro de cinco meses, seis meses, todo lo m un a C podr imaginarse ellos el futuro? Ellos solo ve un grupo de locos haciendo cosas, al lado de un vecino tan poderoso, y que tal cosa no podr durar mucho tiempo. Pues tambi nos dejaron en herencia una gran cantidad de bienes; esto, aparte de las leyes de Reforma Urbana, Reforma Agraria y otras muchas cosas revolucionarias por aquellos d cu escuelas ten el pa Cu maestros? Sab que hab 10 000 sin empleo y un porcentaje elevad de ni que no ten maestros ni escuelas.

Desde el primer momento comenz la pol yanki de privar al pa de profesionales, de m de maestros, profesores, etc cientos de miles de personas que hab estado a la oportunidad de viajar a Estados Unidos para obtener empleo o para vivir en condiciones de vida mucho mejores que las que pod aspirar a vivir en nuestro pa o las que pod ofrecer nuestro pa en aquellos tiempos.

Eran tiempos tambi en que entraban los autom de contrabando por decenas de miles cada a los compraban all de uso, barat en 300 400 d y los vend aqu en 1 500 2 000; hipotecaban al pa con una cantidad fabulosa de necesidades en combustible, piezas de repuesto, etc etc estos datos, porque aquella tarde del 28 de septiembre de 1960 lo que ten era ese panorama, m amenazas que comenzaron a surgir de inmediato, bandas armadas, reclutamientos de mercenarios para invadir el pa y algo que no fall nunca, que fue el derrocamiento de cualquier r progresista o revolucionario en este hemisferio, como pas en Guatemala y en tantos otros lugares.

Era lo que ten y as aquella noche, entre tantas cosas que han ocurrido en los primeros a de la Revoluci y que a siguen ocurriendo, los Comit de Defensa de la Revoluci nacieron como una idea, un chispazo mental, una inspiraci porque el revolucionario tiene que hacer incluso el papel de los decimistas que tanto admiramos. Ellos encuentran la palabra exacta, correcta, para expresar una idea, y la Revoluci nos ha hecho a todos, en parte, como los decimistas: frente a problemas nuevos, la necesidad de la b y muchas veces de forma inmediata de las soluciones, aunque nosotros no luch realmente contra problemas nuevos, luch contra problemas viejos, recetas viejas, las que acostumbraba a emplear el imperialismo en todas partes.

En Cuba, primero su guerra imperialista, intervencionista; despu de un mont de a haciendo todo lo posible por impedir la independencia de Cuba, capturando armas, capturando barcos, intervienen oportunistamente en una guerra en la cual no ten adversarios.

Quienes conozcan la historia de la escuadra de Cervera, que incluso ten sin reparar algunas m de sus mejores naves, hab ca nuevos que estaban por montar, env aquella escuadra incluso sin una carbonera. Los barcos en todas partes del mundo, incluso hoy, excepto los submarinos o los portaaviones nucleares, llevan barcos para el abastecimiento de combustible, y aquellos se tan guerreros, los pol que dirig aquel pa o aquella metr enviaron esa escuadra sin un barco que suministrara carb Fue todo improvisado, disparatado, se encerraron all en Santiago de Cuba; despu le dieron la orden suicida de salir, cuando pod haber hecho muchas otras cosas con los ca de aquella escuadra y con la infanter de marina que llevaba con ella defendiendo la ciudad de Santiago de Cuba. Frente a la estrecha salida de la bah toda la escuadra yanki, con artiller superior, blindaje incomparablemente m grueso, m fuerte, sencillamente, fusil uno por uno aquellos barcos, que cumplieron la orden con gran valor, gran estoicismo, admirable valent y hero guerra no les costaba nada. El Ej Libertador los ayud a desembarcar, cooper con ellos, combati junto a ellos en la toma del fuerte de El Caney, de El Viso, y despu en la loma de San Juan; murieron muchos cubanos en aquellos combates y, en premio a todo aquello, no los dejaron ni siquiera entrar en Santiago de Cuba. Lo que hicieron fue horrible en la historia de nuestro pa y se apoderaron, adem de todo.

Eso mismo hicieron durante este mismo siglo, lo hicieron en Santo Domingo,
ugg botas outlet Discurso pronunciado en Tribuna Antimperialista por el 40 aniversario de la creación de los CDR
lo hicieron en Hait lo hicieron en Nicaragua, lo hicieron donde les dio la gana, y m de una vez. Incluso, despu del triunfo de la Revoluci Cubana en 1959 lo han hecho: han intervenido en Santo Domingo, cuando estuvo a punto de triunfar una revoluci invadieron a Granada, porque les dio la gana, con el pretexto de que hab estudiantes en supuesto peligro y se desquitaron de una acci que hab tenido lugar en el Medio Oriente creo que fue por el L y que dio lugar a la muerte de un n de marines norteamericanos. Ellos tomaron venganza contra la isla de Granada; intervinieron despu en Panam organizaron las guerras sucias contra Nicaragua; apoyaron un r muy duro, un gobierno muy sangriento en otro pa de Centroam que fue El Salvador; intervinieron en la guerra de Guatemala. En todas partes intervinieron.

A nosotros nos invadieron por Gir nos bloquearon desde el primer momento, estuvieron a punto de provocar realmente una guerra nuclear. Se vivi el peligro real del estallido de una guerra de ese tipo, como consecuencia de la pol prepotente que ejerc desde antes de la Primera Guerra Mundial y despu de la Segunda Guerra Mundial, y, mientras m ricos y poderosos eran, m proclives se manifestaban hacia la intervenci armada.

En Viet Nam todos sabemos lo que hicieron, fue algo que cost la vida de 4 millones de vietnamitas, y as intervenciones a montones en muchas partes del mundo.

Est luchando contra viejos males.

A m me parece que lo notable de la historia de nuestra Revoluci es haber resistido todos esos intentos de destruirla, y, en ese sentido, aquel d en que se fundaron los Comit de Defensa de la Revoluci fue un d verdaderamente hist comprende que nuestras tareas eran otras y que esa no es la situaci de hoy, no es el mundo de hoy. Entonces hab dos superpotencias poderosas, las tecnolog estaban menos desarrolladas, no exist Internet, ni exist computaci no exist nada; apenas la televisi comenzaba a funcionar, no exist un mundo globalizado o un sistema mundial donde predomina la globalizaci neoliberal, y el imperio desde el punto de vista pol econ militar, tecnol y cultural, por llamar cultura el veneno que riegan por el mundo, no ten el inmenso poder de hoy.

Hoy es mucho m poderoso, el mundo es diferente. Esas son las nuevas condiciones en que nuestro pueblo y nuestra Revoluci deben llevar a cabo su lucha. Es acaso m dif No, no es m dif M dif era cuando el promedio de escolaridad de nuestra poblaci ser qu s yo, decir un tercer grado o un cuarto grado me parece mucho. Nadie ha hecho un estudio a fondo, y alguien debiera hacerlo, de cu ciudadanos en este pa en aquellos tiempos, ten el sexto grado aprobado.

Yo estoy convencido no he sacado las cuentas con toda precisi de que hoy hay m graduados universitarios en nuestro pa que graduados de sexto grado antes del triunfo de la Revoluci hab una educaci general, tampoco hab una educaci pol no exist una cultura pol y, en medio de esas condiciones, surgen los Comit de Defensa de la Revoluci y estas de ahora son las nuevas condiciones en que tienen que luchar los Comit de Defensa de la Revoluci todas las organizaciones de masa y todo nuestro pueblo. Son condiciones muy diferentes.

Alg d tendr que hablarse, de forma amplia, de c ha sido posible la proeza de nuestro pueblo al resistir estos 40 a Contino mencionaba cuatro d pero entre esas cuatro d hay una muy dif la primera d o los primeros a de la primera d y hay otra d que ha sido, a nuestro juicio, la m dif de todas, que es la de las cuatro d esta que acaba de transcurrir.

Hoy qu tenemos? Hoy tenemos una poblaci con nueve grados como m hoy tenemos alrededor de 700 000 profesionales universitarios, hoy tenemos escuelitas hasta en los m apartados rincones del pa Baste decir que hay 600 escuelas con cinco o menos alumnos y un maestro all es decir, cero rinc de la rep sin una escuelita y sin un maestro.

Ahora estamos tratando de resolver los problemitas que significan 1 962 escuelas aisladas sin electricidad. Cu escuelas primarias hay? De aproximadamente 9 000 escuelas primarias, 1 962 est en lugares tan apartados que, a pesar de que tenemos electrificado el noventa y tanto por ciento del pa todav est sin electricidad. Claro, con muy pocos alumnos. El total de alumnos de esas escuelas es de 30 000, les estamos poniendo ya electricidad a 300 de ellas, y esas 300, que son las mayores, comprender 11 000 alumnos; nos quedar 19 000 alumnos sin electricidad para los equipos de televisi y video. Pero han recibido en cambio literatura especial, y en un tiempo determinado, mediante c fotovoltaicas, tendr suficiente electricidad para el televisor, el videocasete y dos lamparitas de luz fr Protegiendo la naturaleza, no gastaremos ni un centavo de combustible, y empezaremos a llevar una t nueva a muchos rinconcitos del pa y excepto los 19 000 mencionados, habr alrededor de 2 400 000 alumnos con electricidad y con los medios audiovisuales para la educaci

Comparen esto con lo que hab No hab maestros, 10 000 estaban sin empleo. Creamos 10 000 plazas y no pudimos cubrirlas todas, porque no todos los maestros sin empleo estaban preparados para ir a dar clases a las monta en rincones apartados; tambi hab el atractivo de Estados Unidos que estaba ofreci visas a cuanto maestro y profesor quisiera irse, y en la alternativa, en aquel tiempo, de ir para las monta de Baracoa, del Segundo Frente, la Sierra Maestra, o ir para Miami, una parte de aquellos que hab sido formados en aquella sociedad, cuyo principio no era la solidaridad, sino m bien el individualismo, un n de maestros escogieron ese camino.

Las 10 000 plazas creadas habr bastado; pero no hab personal. A improvisar maestros, estudiantes de bachillerato, para que se hicieran maestros, profesores, en cursos r Esos s respondieron.

Estaba por delante la Campa de Alfabetizaci Esa es una de las grandes proezas, creo que jam realizada por ning otro pa y fue realizada principalmente por los estudiantes, 100 000 estudiantes, personas que voluntariamente se prestaron y los maestros primarios y secundarios de que dispon entonces, que eran 25 000 30 000, no puedo afirmarlo con seguridad, alguien pudiera indagar un poco sobre todos esos datos, y en medio de la Campa de Alfabetizaci las bandas armadas por todo el pa y, adem la invasi de Gir

Las bandas hab sido golpeadas fuertemente en el Escambray unos meses antes de Gir previendo lo de Gir Invasi de Gir en plena campa Nosotros comprendimos que, incluso, los j estaban m seguros en el campo y en las monta que aqu en la capital, si se produc una invasi en gran escala, una guerra.

A todas esas cosas nos enfrentamos los Comit de Defensa, la Federaci de Mujeres Cubanas, la Uni de J Comunistas, el Partido que estaba organiz porque el Partido nuestro fue la fusi de varias organizaciones revolucionarias, de j de militantes del Partido Socialista Popular antiguo partido , los militantes y simpatizantes del Movimiento 26 de Julio y del Directorio Revolucionario. Con ellos se hizo la unidad y se cre la primera direcci pero estaban por formar los militantes. Hubo problemas de sectarismo; hubo errores, errores que son inevitables.

Recuerdo que los Comit de Defensa de la Revoluci creados p empezaron a ser organizados clandestinamente casi nadie se debe acordar de eso , pero una organizaci de masa clandestina era la locura. Realmente, fueron errores de algunos compa y nosotros planteamos: Pero c va a ser una organizaci clandestina? Imposible! El propio Partido se organizaba casi clandestino,
ugg botas outlet Discurso pronunciado en Tribuna Antimperialista por el 40 aniversario de la creación de los CDR
hasta que en un momento se introdujo el m de consultar con las masas cada militante.