ugg barata Blog de Alejandro Sánchez Varela

botas ugg venta chile Blog de Alejandro Sánchez Varela

Recorrer la Ruta de la NBA me llevó tres meses. Fueron tres meses llenos de historias, viajes, anécdotas y sobre todo, mucho básquetbol. Fueron 30 estadios en casi igual (o incluso más) número de ciudades. La verdad, una experiencia increíble, espectacular desde todo punto de vista.

Desde la posibilidad de mirar de cerca a los mejores jugadores de básquet del mundo, hasta los artilugios que tuve que emplear para ir de un lado a otro o para “garronear” Internet. Es que en un viaje así, por lo menos en la situación que fui yo, tenía que cuidar los números, ya que se trata de mucho tiempo y en muchos lugares distintos. Y esto se va transformando en un arte.

Si fuera a escribir un libro sobre mi viaje (contando del viaje en general, no tan enfocado en el básquetbol) sin duda que el primer capítulo sería sobre mis vivencias en los ómnibus Greyhound. Tantas cosas me pasaron en estos buses, y tantas horas pasé andando de ciudad en ciudad.

Otro capítulo sería sobre las diferencias que encontré entre la gente del Norte con la del Sur. Bueno, el Norte pero en un mismo grupo con la Costa Oeste (California, Oregon y el Estado de Washington) y con el Noreste de los Estados Unidos (ciudades como Boston, New York, Washington DC). Desde mi experiencia personal, tengo que diferenciar las ciudades y estados recién nombrados con estados sureos como Georgia, Tennessee, Texas y algún otro. Sin querer generalizar por supuesto, pero encontré gente mucho más abierta y cordial en el Norte que en estos estados sureos. Repito, digo esto desde mi experiencia particular.

Si tengo que destacar algunos puntos altos del viaje en cuanto al básquet en una pequea lista, podría nombrar: haber podido estar en el All Star Weekend y todo lo que eso implica, haber conocido a algunos jugadores latinos, haber tirado al aro en el Izod Center de los New Jersey Nets, haber estado en San Antonio para el Final Four de la NCAA, haber conocido a algunos árbitros de la NBA, haberme sacado una foto con mi jugador favorito de todos los tiempos, The Round Mound of Rebound, Sir Charles Barkley, y también haber podido ir a mi primer partido de playoffs, nada más y nada menos que en el AT Center para la primera batalla de la serie Spurs Suns. Capaz que me olvido de alguno, pero sin duda que esos fueron puntos muy altos en la Ruta.

Tratando de sintetizar algunas otras cosas que noté a lo largo del viaje, puedo asegurar a cualquiera que la NBA y el básquet es el tercer deporte en importancia en los Estados Unidos. Primero y lejos, el fútbol americano, segundo viene el béisbol y en un claro tercer lugar el baloncesto. Entre los norteamericanos, no tiene el furor y el seguimiento que tienen los primeros dos. En relación con esto, acuérdense de todas las veces que destaqué y me alarmé con el poco público en muchos de los estadios.

A pesar de lo pareja de la Conferencia Oeste durante toda esta pasada temporada y de lo fantástica que fue la definición, la NBA no es lo que era antes en términos de popularidad y de ratings televisivos. Eso sí, cuando salimos fuera de los Estados Unidos la cosa cambia. Gracias al mercado chino, europeo y latinoamericano, los ratings de la NBA internacionalmente están por las nubes. Y el Comisionado David Stern se ocupa de que sigan creciendo día a día. Y también a quienes me ayudaron para que este sueo se me hiciera realidad. Un gran saludo para todos y espero que hayan disfrutado del blog, como sin duda yo lo disfruté. Hasta la próxima!Tweet0El estadio de los Rockets es el Toyota Center, estadio muy moderno en donde los cohetes empezaron a jugar a partir del ao 2003. En el partido que me tocó ir, contra los rendidos Seattle Sonics, se dio un hecho bastante peculiar: la presentación entera de ambos equipos fue en espaol. Es cierto que la comunidad latina (mexicana sobre todo) es muy grande en Houston y en el estado de Texas en general, pero que hagan toda la presentación de los equipos en espaol fue un hecho que me llamó la atención.

Tracy McGrady no jugaría este partido, por una dolencia en el hombro izquierdo que lo viene afectando hace un tiempo ya. Pero los Rockets no lo extraaron, ya que ganaron cómodos el partido y le propinaron a los Sonics en este juego su onceava derrota consecutiva jugando fuera de casa. Claro que Houston no es solo T Mac; ni Yao Ming, quien por supuesto tampoco jugó (bueno, es la suma de los dos, eso sí, y algo más también). Houston tiene en su plantel al resto de los jugadores que fueron parte de esa espectacular racha de 22 victorias en fila esta temporada. Los Rockets son un gran equipo.

En cuanto a capacidad, el Toyota Center es de los estadios promedio en la Liga, diseado para unos 18.300 espectadores. Es lindo por lo moderno y también por el colorido. Pero para este partido no estaba lleno, digamos que estaba a un 70 por ciento de su capacidad total. La razón principal, a pesar de que Houston ha hecho durante todo el ao una muy buena campaa: jugaban contra los Sonics.

Al hablar de este equipo tengo la obligación de hacer énfasis en uno de sus jugadores: el novato Luis Scola. A decir verdad, siempre fue uno de mis jugadores predilectos del básquetbol mundial, por su capacidad y por todo lo que da y aporta en una cancha. Pero también confieso que no me esperaba una temporada de novato como la que está teniendo. Fuera de serie. Pareciera que la transición del básquet FIBA a la NBA le hubiera costado muy poco. Que yo recuerde, sus problemas al inicio de la temporada con los contactos y su tendencia a cometer faltas personales (normal para quien no está acostumbrado qué se permite y que no en este juego), es un aspecto que incluso ya Luis le tomó la mano. El resto: positivo por donde se lo mire. Felicitaciones Luis, la verdad que has sorprendido al mundo, no por tu increíble talento, que ya muchísimos lo conocemos, sino por como lo pudiste volcar a algo nuevo en tu carrera, nada más ni nada menos que la mejor Liga de básquetbol del mundo.

Del partido hay muy poco para decir. Los Rockets jugaron gran parte del encuentro con su banca y eso solo ya les dio para ganar cómodos. Buen partido de Rafer Alston, quien terminó con 18 puntos y de Scola, 13 puntos y 12 rebotes. Steve Novak clavó 5 triples y Luther Head dio una mano también. Rick Adelman aprovechó para mover mucho al plantel en este juego.

Por el lado de los Sonics, Earl Watson y Kevin Durant fueron los únicos que sacaron la cara por el equipo. Algo también del sobrino de Dominique e hijo de Gerald: Damien Wilkins. El resto del equipo, flojísimo. Bueno, una derrota más, la salida de la franquicia de la ciudad de Seattle. Carlesimo en su vuelta como entrenador en jefe a la NBA.

Lo último que quería comentarles es acerca del conjunto de los Houston Rockets. Fue un equipo al que siempre le tuve mucho cario y que significa mucho para mí, por varias razones: cuando empecé a mirar NBA y a aprender más de esta Liga, fue justamente en las dos temporadas que ganaron los Rockets: 1993 1994 y 1994 1995. A Charles Barkley y a Hakeem Olajuwon los considero como mis dos grandes ídolos de la NBA y mis jugadores preferidos de todos los tiempos. “The Dream”, ni qué hablar, el máximo exponente en la historia de esta franquicia, mientras que “Sir Charles”supo también jugar para Houston aos más tarde, sobre el final de su carrera. Rudy Tomjanovich siempre me pareció un excelente entrenador y la famosa “Nunca subestimes el corazón de un campeón” es de las frases que no voy a olvidar nunca en mi vida, además de ser una gran verdad (no es cierto Pop?).

Por eso quería comentarles esto y los gratos recuerdos que me trajo ver esos banderines de campeonatos colgando del Toyota Center, así como el número 34, del mejor pívot que vi en mi vida, retirado y en lo más alto.

Esa noche también jugaba San Antonio contra Utah, partido al que estuve a su vez muy atento pues si los Spurs no ganaban era muy difícil que abrieran de locales y por ende que yo pudiera ir a verlos. Por suerte, los Spurs ganaron por robo y entonces pude ir a ver el primer partido de playoffs en el AT Center contra Phoenix Suns, que ya narré para este blog hace unos días.

El American Airlines Center es el estadio de los Mavericks. Tremendo lujo este estadio! De los que conozco (bueno, ahora en realidad ya conozco todos) puedo decir que es el que me pareció más lujoso. Desde las salas ejecutivas, los vestuarios, la sala de prensa, las acomodaciones para el público. Todo espectacular. El AAC queda en el centro de la ciudad de Dallas y para este partido presentaba un lleno total. La compaía American Airlines es el único caso en la Liga de una compaía que patrocina dos conjuntos de NBA: Dallas y Miami. Con respecto a este tema, me preguntaba lo siguiente: por quién se habrán inclinado los gerentes de AA en las Finales de 2006, que justamente enfrentaron a estas dos franquicias? Bueno, por lo menos en cuanto a marketing calculo que les habrá ido bien ese ao. En cuanto a marketing también, vale comentar cómo se vende la camiseta del alemán Dirk Nowitzki. El 90 por ciento de los fanáticos está con esta casaca, del resto del plantel poco y nada.

Este partido (se da la casualidad de que justamente estos dos equipos se están enfrentando ahora en primera ronda) significaba mucho, por todos lados. Ya tenía un fuerte olor a playoffs, mostraba cara a cara a Jason Kidd y Chris Paul, dos de los tres mejores pilotos en la NBA, el coach Avery Johnson se las veía con el conjunto de su estado, Louisiana, y algunos otros condimentos más. Dallas no quería abrir la postemporada contra los Los Angeles Lakers, por eso tenía la obligación de ganar.

El arranque de los Hornets fue a todo triple. Un primer cuarto espectacular de CP3 y de todo New Orleans. En el segundo fue todo más parejo. Excelente partido de Kidd como también de su sustituto, Jason Terry, cuando ingresó. Brandon Bass mostrando una potencia increíble, todos sus puntos tomando rebotes ofensivos y con volcadas al mejor estilo Shaq en sus comienzos en Orlando. A su vez, el entrenador de New Orleans Byron Scott, le daba muchos minutos a sus sustitutos, quien sabe para descansar un poco al conjunto titular de cara a los playoffs.

Mucho ambiente en la arena, los fanáticos viviendo intensamente este partido. Estaba todo muy parejo para el final del primer tiempo: 50 48 arriba los Hornets.

La segunda mitad se presentaría como una de rachas, primero con New Orleans escapándose en el marcador, pero luego con Dallas para acercarse, pasar y dar la estocada final. Es que no podían quedarse cortos los Mavs esa noche, el partido era demasiado importante para ellos, mucho más que para los Hornets.

Jason Kidd estaba imparable en la ofensiva, repartiendo puntos y asistencias por doquier. Tremendo desde los tres puntos también. Por el lado de New Orleans, David West contribuía callado, mientras que Peja Stojakovic y Bonzi Wells eran también factores clave para su equipo. La corrida de los Mavs se dio al final del tercero, cuando se quedaron sin miel las abejas. Terry, Kidd y Bass fueron sin lugar a duda los baluartes de esta victoria para Dallas.

El final del juego fue muy emocionante, con la gente súper metida. Lo de Terry, fuera de serie. Prendió las turbinas el Jet y no lo pudieron parar. Quién dijo que los aviones de American Airlines tenían problemas? (bueno, chiste malo que encima lo entenderá un 60 por ciento de la gente y el resto no). Brandon Bass, monstruoso en los rebotes y todo esto junto hizo que en los minutos finales Dallas le pasase por arriba a New Orleans.

Este partido marcó la mejor performance por lejos de Jason Kidd desde que está en Dallas. Además, en este encuentro el Seor Triple Doble llegó a la triple decena número 100 en su carrera, un logro importante (con 27 puntos, 10 rebotes y 10 asistencias). Un detalle menor también, pero que quería comentarles: la cancha vio el último dinosaurio de los Michigan Fab 5 que resta por retirarse, Juwan Howard. Jugó como 40 segundos. Me parece que ya es hora Juwan.

Bueno, siendo mi estadio número 29, sólo me quedaba San Antonio, y allí ya les narré mi experiencia en el tremendo partido que me tocó ir, el primero de la serie entre Spurs Suns. Les escribo en un par de días con las conclusiones de este gran viaje y ya cerrando el blog, que espero hayan disfrutado a lo largo de los tres meses que estuvo saliendo. Saludos!
ugg barata Blog de Alejandro Sánchez Varela