bota ugg niña las fuerzas especiales que expulsaron de Normandía a Hitler

uggs hombre las fuerzas especiales que expulsaron de Normandía a Hitler

Fondos de InversiónBanca PrivadaZona de tradingBloomberg BusinessweekBanca DigitalLotería de NavidadElecciones catalanasReferéndum CataluaBitcoinDeclaración Renta Cláusulas sueloBanco PopularPresupuestosBrexitElecciones EEUU 2016Observatorio IEB INVERSINDeutsche BankStartupBlack FridayIbexEuriborPetróleo BrentAbengoaElecciones 20 DEl rincón de LegalitasGreciaSyrizaAtentados en ParísVolkswagenRebajasBanco SabadellBanco MadridCiudadanosBankiaPetróleoBCEBanco de EspaaSyrizaBanco SantanderAppleMario DraghiSalario Mínimo InterprofesionalPodemosAyuda a paradosBBVABankinterReforma fiscalManuales InversiónDeclaración RentaUrdangarínGuerra de divisasDesahuciosFacebookResultadosRodrigo RatoPrima de riesgoItaliaEl aula del accionistaCláusulas sueloDebate sobre la NaciónBárcenasLa nueva bancaChipreTrump

Rangers, lead the way!. Aos después de que se formasen las que, a la postre, serían unas de las unidades más letales del ejército de los Estados Unidos, este fue el lema que adoptaron sus combatientes. Cuentan que fue acuado a base de barro y balas durante el Desembarco de Normandía cuando el general de brigada Norman Cota (de la 29 División de Infantería) se acercó a varios soldados que se estaban protegiendo del fuego de las temibles ametralladoras pesadas alemanas. Con el avance detenido en seco sobre la arena de Omaha, los diferentes grupos de infantería entremezclados, y un caos soberano, el oficial les preguntó a qué unidad pertenecían. 5 Batallón Ranger, seor!. La respuesta le dejó perplejo, e inmediatamente les gritó: Si de verdad sois Rangers, levantaos y liderad el camino!.

A pesar de que las teorías sobre el origen de esta frase son varias atendiendo a los historiadores, lo que si está claro es que aquella cruel jornada los increpados se levantaron y cargaron contra los nazis. Abrieron el camino a la infantería americana. Algo, por cierto, que ya habían hecho sus compaeros Rangers dos aos antes en el norte de frica y, posteriormente, también en Italia.

No era para menos, pues la finalidad de la unidad era atacar siempre en primera línea, desalojar al enemigo de sus posiciones defensivas, y dar el relevo a la infantería que les seguía. Eran, en definitiva, tipos duros y poco agradables (como ellos mismos se definieron posteriormente en el documental Rangers en primera línea, producido por National Geographic) que se encargaban de hacer el trabajo sucio. Ese que todos odiaban.

Rangers, en una colina durante el Día D YouTube

En base a ello disponían de un entrenamiento de élite y un equipamiento a la última para la época. Aunque, para llevar a cabo misiones tan arriesgadas como la de Pointe du Hoc durante el Día D (en la que se les encargó escalar un acantilado para acabar con varios caones alemanes) o el desembarco en Omaha, los Rangers tiraron principalmente de naso y gónadas. No en vano (y como seala el popular historiador Antony Beevor en su libro El Día D) el resto de sus compaeros decían de ellos que individualmente eran los mejores combatientes con los que habíamos trabajado.

Sin embargo, la leyenda que se ganaron a base de coraje y disparos (así como algunas películas tales como Salvar al soldado Ryan) han hecho que estos hombres sean unos de los más recordados entre los grupos de recreación histórica de toda Europa.

Por ello, y aprovechando que es hora de hacer la carta a sus majestades los Reyes Magos, hemos querido recordar que a día de hoy, en pleno 2016 es posible sentirse como un verdadero Ranger adquiriendo desde las diferentes prendas que portaban durante el Desembarco de Normandía (batalla en la que se hicieron famosos), hasta réplicas u originales de las armas y objetos que esta unidad llevaba consigo aquel día. Así pues, tanto si pretendes dar tus primeros pasos en la recreación histórica, como si eres un apasionado de la historia y de la Segunda Guerra Mundial, este viernes ABC Historia te recomienda que te pases por tiendas especializadas como La Garita Militaria de Barcelona (Carrer de Ciudad Real, 26). Un establecimiento donde además de otras tantas reliquias guardan bastantes tesoros relacionados con los Rangers.

Visita La Garita, la tienda de artículos militares, surplus y ropa vintage asi como coleccionismo civil y militar

Primeros Rangers en combate

A pesar de que el origen de los Rangers se remonta al siglo XVIII, la fundación de esta unidad en la Segunda Guerra Mundial corrió a cargo de William Orlando Darby. Este fue el encargado de crear el Primer Batallón de Rangers de la contienda. Su premisa: entrenar a un grupo con la capacidad de pillar por sorpresa al enemigo. Eran unidades de intervención rápida. Su objetivo era dar ?golpes de mano?. Es decir: atacar de forma rápida, sin demasiado equipo encima, tomar una posición, esperar a los aliados, y retirarse. No era una unidad que pudiera combatir durante un tiempo prolongado en el frente, como sí lo hacía la infantería normal. Su objetivo era otro explica, en declaraciones a ABC, Jaime Mendoza (recreador desde los aos 90, colaborador de la página web Mundo Militaria y un auténtico experto en lo que se refiere a la historia de esta unidad).

De forma más concreta, estos hombres fueron entrenados por las fuerzas especiales británicas, los populares comandos ingleses, durante seis meses. Eso les hizo, tal y como afirma el divulgador histórico Rick Atkinson en su densa obra (Trilogía de la liberación), lucir en principio bigotes con las puntas enceradas y barbas al estilo Vandyke. Todo, en un intento de emular a sus mentores. Tras aquella preparación fueron enviados a frica, donde comenzaron a ganar experiencia en operaciones como el desembarco de Arzew (1942),
bota ugg niña las fuerzas especiales que expulsaron de Normandía a Hitler
una ciudad defendida por fuerzas francesas leales a los germanos. En dicha misión, 500 Rangers perdieron su virginidad militar.

Darby, el creador de los Rangers

Aquel día fueron divididos en dos grupos. El primero estaba formado por dos compaías que lo tuvieron bastante fácil, pues acabaron con la resistencia enemiga al cazar a los galos durmiendo. Sus compaeros, por el contrario, pasaron alguna penuria más. Y es que, tras desembarcar en ocho lanchones, se vieron obligados a ascender por una colina para tomar una batería francesa que se hallaba en lo alto (cosa que lograron sin apenas bajas y en poco menos de media hora).

No sucedió lo mismo con el segundo contingente (cuatro compaías al mando de Darby). Este desembarcó a un kilómetro y medio del puerto y tuvo que escalar un acantilado para tomar la posición asignada. Las compaías cortaron una alambrada de púas y sorprendieron a un trío de soldados franceses en un refugio subterráneo, aade el autor inglés. En silencio, avanzaron, pero finalmente tuvieron que detenerse al ser recibidos por un nutrido fuego de ametralladora. Los Rangers, aullando, atacaron los emplazamientos subterráneos y echaron tubos llenos de explosivos en las bocas de cuatro grandes caones. Otros dejaron caer granadas por los pozos de ventilación, completa Atkinson.

Los Rangers, aullando, atacaron los emplazamientos subterráneos y echaron tubos llenos de explosivos en las bocas de cuatro grandes caones

Aquella fue la primera misión de importancia de esta unidad de élite. Una operación que les granjeó sus primeros galones y en la que abrieron el camino a los buques ingleses aniquilando los caones de costa que podrían haberles causado estragos.

En los meses siguientes, con la efectividad de sus tácticas sobradamente probada, Darby decidió crear dos batallones más (el 3 y el 4) Sus actuaciones iniciales no fueron malas, pero estas tres unidades vieron clavada la tapa de su ataúd en 1944 sobre tierras italianas. Y es que, en la ciudad de Butera la mayoría de los Rangers cayeron en una emboscada enemiga y fueron aniquilados sin piedad. Aquellos que pudieron salvarse fueron encuadrados en otros grupos de infantería.

Rangers el Día D

A pesar de la masacre sucedida en Italia, los mandos norteamericanos no se sacaron de la cabeza la idea de que era necesario contar con unos hombres capaces de llevar a cabo las misiones más arriesgadas y luchar en primera línea.

De esta forma, cuando se comenzó a planear la invasión de Normandía, se estableció la creación de dos nuevos batallones de Rangers (el 2 y el 5). Estos tendrían a su cargo una de las misiones más arriesgadas de la jornada: desembarcar en Point du Hoc y subir (cuerda y brazo mediante) un acantilado de 30 metros sobre el que había ubicadas varias piezas de artillería alemanas. Caones que podían arrasar a los navíos de guerra aliados desde la lejanía. Una vez más, serían de los primeros en llegar a las playas. En Point du Hoc desembarcarían 3 compaías del 2 de Rangers (la D, E y F). Su misión era vital porque estas baterías tenían a tiro las playas de Omah a 5 kilómetros y Utah a 7 , aade Jaime Mendoza a ABC.

En contra de la idea que actualmente se ha extendido, el recreador histórico no cree que se haya exagerado la valentía de los 225 Rangers a los que se encargó esta misión. Y los datos le avalan, pues subir un acantilado mediante cuerdas y escalas no es tarea fácil. y más si te están cosiendo a tiros desde lo alto.

Entrenamiento especial de los soldados

La compaía D desembarcaría en el lateral de Utah y la E y la F, en el lado de Omaha. En total, iban en 12 lanchones de desembarco y en 5 transportes anfibios Dukw, aade. Según las órdenes, tenían que hacer su labor en 30 minutos y, aproximadamente a las siete de la maana, informar a sus superiores del éxito de la misión. Si los mandos recibían aquel mensaje, ordenarían al resto de Rangers (dos compaías del 2 y otras seis del 5) reforzar a sus compaeros. De lo contrario, estos últimos serían enviados a un sector de la playa Omaha para reforzar el ataque del 116 Regimiento de Infantería.

La maana comenzó de forma positiva para los Rangers de Pointe du Hoc, quienes lograron tomar la posición a costa de un número brutal de bajas. Sin embargo, conquistaron el acantilado después de las siete de la maana. Esto provocó que sus compaeros fueran enviados hasta Omaha, donde desembarcaron y se dio el ya conocido episodio de Norman Cota.

Eran la segunda oleada, la que debía reforzar y defender la posición, pero como tenían que desembarcar en la hora H + 30 minutos, fueron enviados a apoyar al 116 de infantería de la 29 división. Fue en el sector Doc Green, aade Mendoza a este diario. La actuación de estos hombres fue la inmortalizada en la película Salvar al soldado Ryan y, tal y como se muestra en el largometraje, tuvieron que pasar por todo tipo de penurias para salir de aquella endemoniada playa.

Faltó muy poco para que se anulara el Desembarco de Normandía debido a la carnicería

Omaha fue una carnicería. El ejército americano perdió en el desembarco en esa zona unos 3.000 hombres. Solo para hacernos una idea, de la primera oleada que llegó a las playas murieron o fueron heridos todos los oficiales. De hecho, faltó muy poco para que se anulara el desembarco debido a lo que allí sucedía, pero en otras zonas se lograron conquistar las posiciones muy rápido y se tomó la decisión de seguir, explica el recreador histórico a ABC. En palabras de Mendoza, Omaha fue (como posteriormente se conoció) una playa sangrienta cuyos cadáveres superaron ampliamente los de otras zonas como Utah (donde los muertos no llegaron a dos centenares).

Pero fue algo relativamente lógico, pues las tropas que arribaron tuvieron que enfrentarse a una gran cantidad de búnkers, posiciones defensivas, y fuego de mortero. Todo ello, sin apoyo de carros de combate (pues la mayoría de los que iban a desembarcar se hundieron en el Canal). Por suerte, finalmente se logró tomar la playa y el 116 (así como los retales de Rangers que les reforzaban) pudo enlazar con los valientes de Pointe du Hoc.
bota ugg niña las fuerzas especiales que expulsaron de Normandía a Hitler